martes, mayo 16, 2006

Del corazón y de la razón...


Todos los que hemos enviado obras para que una editorial o agencia las evalúen y decidan sobre su posible publicación, vivimos un poco con los ojos pendientes del correo electrónico, de la pantalla del móvil o bien con las llaves del buzón en la mano al llegar a casa.

El viernes pasado me encontré la ansiada notificación de Correos amarilla y azul. El remitente era la todopoderosa Editorial Planeta. Alegría inicial, aceleración de los latidos de mi corazón y sudor frío en mi espalda. Una “grande” me enviaba algo certificado.

En el ascensor, la razón ya se había impuesto al corazón. Hice memoria: una de las editoriales que se había interesado por ETREUM era Minotauro, perteneciente al Grupo Planeta. Si mal no recordaba, les envié el manuscrito en julio del ’05, convencido de que podría encajar en su perfil definido por las publicaciones de fantasía, terror y ciencia-ficción. Hasta ahora no habían dado señales de vida. Forcé mi memoria todavía más y recordé haberles reclamado el manuscrito 3 veces. Al menos, si no tenían intención de publicarlo, que me lo devolvieran y me ahorraría las fotocopias y la encuadernación para enviarlo a otra editorial. Sin embargo, el corazón siempre tiene que hacer de las suyas: ¿Y si lo habían leído? ¿Y si era un contrato? ¿Y si al menos era un informe de lectura? ¿Y si la abuela fuma Ducados?...

Mi cabeza me decía “no te emociones, si quisieran publicarte te habrían llamado por teléfono”. Con este último pensamiento dejé pasar los días hasta ayer.

Camino de Correos después de salir del trabajo, mi corazón volvió a gritar más que mi razón: “Es un contrato” “Les ha gustado” “Es una editorial que publica libros como el tuyo”.

Me imaginé publicado por una “grande”. Mi novela distribuida a todas las librerías, posibilidad de editar en otras lenguas según las ventas, contratos fiables (no de co-edición), publicidad en revistas del sector… Mi sueño hecho realidad. No hablo de dinero (que siempre ayuda), hablo de que la novela llegue en buenas condiciones a todo aquel que quisiera leerla después de que se hubiera dado a conocer como es debido. Hablo de entrar en una librería o centro comercial y verla apilada junto a Harry Potter, el insufrible Código DaVinci o La Sombra del Viento. Ni eso, con que estuviera en las estanterías y no en un almacén me conformaría.

Ya en Correos me dan un sobre grande y gordo. O los contratos son muy sustanciosos o es la novela junto un informe de lectura. Lo abro: Mi novela impoluta, sin dobleces en las hojas, sin marcas ni anotaciones, sin grasa de dedos que haría las delicias del CSI… seguramente sin haber sido leída.

Busco algo más. ¡Ah, sí! ¡Hay un papel! Transcribo literalmente:

“Estimado Señor:

Adjunto le estamos devolviendo el manuscrito ETREUM que nos ha enviado para su lectura, ya que no vamos a publicarlo.

Sin otro particular le saludamos muy atentamente.”


Línea y media para casi trescientas páginas. No está mal, les doy un 10 en comentarios de texto. Vamos… que si la llego a enviar a ZARA me contestan lo mismo.
Para ser una editorial especializada en fantasía, tienen muy poca imaginación.

¿Alguna razón? ¿La han leído? ¿Es muy mala? ¿Está plagada de faltas de ortografía? ¿Les ha gustado?...

Comprendo que no adjunten un informe exhaustivo, lo podría aprovechar de carta de presentación: “¡Eh, editor, que me ha leído Planeta! ¡Ojito con lo que vas a decir!” En fin, como ninguna editorial me ha dicho que mi novela es una piltrafa literaria, de momento me quedo con las críticas que he recibido: original, engancha, bien escrita y mejor narrada, imaginativa, “no me importaría pagar 20 € aún habiéndola leído ya”… Me doy ánimos yo solo y prefiero pensar que, visto lo visto, lo único que falla de ETREUM es el nombre y el currículum del autor.

Sigo ofreciéndola gratuitamente a quien la quiera leer. Quizá algún día alguien piense que se podría hacer algo más por acercarla a la gente.

Siento el tono derrotista, pero me enciendo. Es como cuando vas a buscar trabajo y te echan para atrás porque en la foto del currículum apareces sin afeitar.

Un abrazo a todos los que soportáis estas líneas.

12 comentarios:

Ruth dijo...

Lo siento en el alma, en serio. Hay que ser muy cínico para mandar semejante nota sin haber siquiera leído el manuscrito. ¿Se pensarán que somos idiotas, que no nos damos cuenta de que no lo han leído?
Comparto tus sueño, aunque como yo todavía no tengo alas -o sea, una novela escrita-, no me he tenido que atrever a volar. Pero no por ello dejo de pensar en lo estupendo y maravilloso que sería estar publicada, que la gente me leyera, que alguien estuviera dispuesto a pagar por leerme, y no por hacerme un favor, como hacen mis amigas y mis escasos -pero leales- lectores de blog.
Una vez leí que ser publicado es un accidente agradable que no tiene nada que ver con el hecho de ser escritor. Tú sigue escribiendo y deja que te leen los que te aprecien, no gentuza que tiene en los ojos el signo del dolar y no te publican si no piensan que van a sacar algo -mucho- a cambio.
Ánimo, que los que pierden son ellos.

Luis Vea García dijo...

Al menos te escribieron nota, de otras tantas editoriales yo todavía estoy esperando.

Antonia Romero dijo...

Es peor cuando envian carta llena de halagos, cuando te escriben un correo diciéndote que eres una estupenda escritora, que tu estilo es como una bocanada de aire fresco para la literatura... pero que no entra en su linea editorial.

Ánimo, José, ellos tienen desinterés, nosotros paciencia.

Un saludo

Luis Vea García dijo...

Eso de la línea editorial tiene miga. Yo he acabado optando por la curva editorial. ;-)

Luis Vea García dijo...

Si no te importa te enlazaré desde mi blog, si tu quieres hacer lo mismo. Saludos.

JoseMSGamboa dijo...

Os doy las gracias a tod@s por estar detrás de la pantalla aguantando mis penas.

Ruth, adelante y lánzate a por la novela, seguro que será buena.

Antonia, tú lo has dicho: paciencia. Tarde o temprano alguno de nosotros montará una editorial y se acordará de los pobres desamparados.

Luis, gracias por el enlace, todo lo que sea publicidad... Haré lo mismo por ti, descuida.

Gracias a todos, seguiré invitándome sin llamar a vuestros blogs.

Un saludo.

Sofía dijo...

Yo sí la voy a leer, envíamela por favor, prometo darte mi opinión. Ciao.

Mónica dijo...

Ciao,

El que pierde es porque se ha arriesgado. Y hace tiempo que sin servirme de consuelo, empiezo a entender que cada derrota es señal de que sigo inténtandolo y no me he rendido. De que tengo más moral que todas las beatas del mundo unidas, y cuando lleguen las alegrias, ya sean grandes o chiquitas,como dicen mis amigos de Argentina, me van a cundir mil veces más.
Un saludo,

Mónica

JoseMSGamboa dijo...

Gracias, Sofía. Sé que la has recibido. Espero que te guste.

Mónica, ojalá esas alegrías no tarden en llegar. Las penas no nos hunden pero acaban por cansar.

Un saludo a tod@s.

Laura dijo...

Dios mío, José, pareces haber descrito exactamente la misma experiencia que yo tuve con mi infortunado "Cerebro". La envié a la misma editorial, me quedé esperando que me dijeran algo al respecto, salvo de que la habían recibido, y hace una semana lo recibí de vuelta, con EXACTAMENTE la misma nota, la misma (¡tienes razón! ¡no demuestran mucha imaginación!) y sin trazos de haber sido leída, siquiera vista. Es el destino de los autores sin currículum.
Pero adelante y contra todo, como te he dicho antes.
Laura
P.D. ¿Así que ETREUM va por el camino de la fantasía, la ciencia ficción o el terror? Yo escribo más o menos lo mismo. :)

Verónica Fénix dijo...

yo si quiero leer tu obra, me la envías??

es una putada que no te quieran publicar, y aún diciéndote que es buena, no lo quieren hacer... solo nos quedan unas opciones...

- o no publicarla
- o publicarla de tu bolsillo (no recomendable)
- publicarla por internet (tampoco es recomendable)
- o irte a este sitio http://www.lulu.com/es donde te lo publican gratis y te dan el 80% de lo que saques...
- o esperar a que alguna editorial se decida a publicarte tras esperar meses o incluso años...


otra cosa... ni idea

mucha suerte con tu libro

enviamelo que quiero leerlo please, un beso

Revann dijo...

Bueno, uno entra en el desanimo con facilidad después de leer cosas como estas... Tú sigue escribiendo, que es lo más importante. Planeta no publica a escritores desconocidos, así que no te lo tomes como algo personal. Respecto al papel que te mandaron, imagino que tienen un montoncito de esos en la mesa de la secretaria para incluir en los sobres... No es nada personal, así que mucho ánimo. Lo único que está mal de tu obra seguramente es que el autor no se apellida Negrete...